Archivo de la etiqueta: Novela negra

Ilustrado (Miguel Syjuco)

Estándar
Ilustrado (Miguel Syjuco)

Si queréis leer algo diferente, tanto en contenido como en forma, no lo dudéis: “Ilustrado” no os va a decepcionar. Se trata de la primera novela de Syjuco, hasta entonces un desconocido autor filipino que rompió todos los moldes con esta obra desde su publicación,  obteniendo el Man Asia Literary Prize 2008, entre otros.

Syjuco, probablemente el filipino mejor peinado del mundo. Aquí con pose de “este post no va conmigo”

A pesar de su complejidad estructural, la superposición de estilos, y sus juegos con la fragmentación del tiempo, Syjuco logra mantenernos firmemente intrigados con la historia de Crispín Salvador, un escritor filipino en horas bajas, misteriosamente desaparecido, que ha dejado inconclusa su obra maestra. Aquí es donde empieza lo bueno, porque el auténtico protagonista de “Ilustrado” es un joven y debutante escritor, amigo personal, aprendiz y protegido del malogrado Crispín, y (agarraos los machos) que no es otro que el propio Miguel Syjuco.

Jugando de esta manera a combinar hasta el paroxismo realidad con ficción, en cuanto comienzas a dejarte seducir por la historia, no llegas a diferenciar cuándo comienza la una y termina la otra.

Todo esto con una ciudad – Manila -, desvirtuada, corrupta, vencida tras el post-colonialismo, como telón de fondo. Realmente esa decadencia poética de su ciudad natal, (ese recurso que tanto gusta a algunos autores), hace de Manila una protagonista más.

Es mejor no ser muy pródigo contando detalles del argumento de “Ilustrado”, para no arruinarle a nadie la intensa sensación de tenerlo en sus manos y descubrir cómo la novela negra podía llegar a reinventarse a través de un jeroglífico que mezcla vida real y literatura de forma tan correctamente dimensionada (OMG! visto está que esta crítica está inspirando mi expresividad), dejándote un agradable mareo final, como cuando miras más tiempo del debido un caleidoscopio.

Anuncios

La trilogía de Nueva York (Paul Auster)

Estándar

Ya era hora de que tocáramos algo de Paul Auster; recordemos que este señor es uno de los autores del S.XXI más leídos, reconocidos por público, crítica y también por otros autores contemporáneos, y por lo tanto, muy premiado. Recordemos que es Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2.006 y eterno aspirante al Nobel desde hace tiempo.

Auster en un retrato al más puro estilo "soy un escritor de culto"

Auster en un retrato al más puro estilo “soy un escritor de culto”

Como veis Auster es un autor de lo más consagrado, y aunque es conocida su faceta como guionista, pocos saben que se trata de un escritor versátil que ha experimentado con géneros como la poesía o el teatro, la traducción (del francés, con Sartre entre otras influencias) además del ensayo y la autobiografía. A pesar de semejante currículum, a mí, qué queréis que os diga, con toda la humildad del mundo, no me termina de enganchar. No penséis que soy uno de esos lectores de “lo sigo desde hace tiempo”, pero no he leído ninguna de sus obras. No puedes ir de farol si tienes un blog.En realidad tampoco me desagrada, sino que simplemente, no me parece tan fascinante.

Con “La trilogía de Nueva York” me decidí a traspasar la frontera de mi ignorancia frente a Auster, y aunque debo reconocer que la novela me gustó, no dejó en mí esa huella profunda que otros autores con menor proyección, e incluso más complicados de leer, sí han conseguido dejar.

Esta obra fue publicada originalmente en tres partes: Ciudad de cristal”, “Fantasmas” y“La habitación cerrada, y supondría el lanzamiento de Paul Auster como uno de los grandes narradores norteamericanos de los últimos tiempos.

Trilogía de Nueva York. Comunid@d Lectora

Como veis, se trata de tres relatos inconexos entre sí, algo ideal para quien quiera conocer un poco más de cerca el estilo de este autor, contrastanto entre ellos el estilo narrativo de Auster: sus obsesiones personales con toques de novela negra, la mezcla de ficción con ensayo, el enfoque del mundo real desde el punto de vista más intimista, el cuestionamiento de la identidad, ese sentimiento que se le achaca siempre de pensar que el azar no es algo arbitrario, sino que siempre nos llevará a alguna parte…

Se trata, pues, de una novela en la que para disfrutar de este autor en toda su plenitud, debemos saber leer entre líneas e intentar sacar el mayor partido posible al personal estilo de su prosa. No voy a engañaros: hay a quien este tipo de literatura le acaba decepcionando. En realidad no se trata de algo complicado de leer: absolutamente no. Sencillamente se trata de un autor al que hay que examinar con detenimiento para obtener de su obra todo lo que ésta puede aportarnos. Es la diferencia entre ser un lector aficionado sin más, y un cultureta en toda regla ;))

Nada mejor que hacer el intento personal de probar con alguno de estos relatos. Esperamos vuestras impresiones.

Escupiré sobre vuestra tumba (Boris Vian)

Estándar
Escupiré sobre vuestra tumba (Boris Vian)

Boris Vian fue todo un personaje en vida (como suele ocurrir con muchos de los grandes escritores). Novelista y dramaturgo borisvian3(de los polémicos, además) francés que fue, además, poeta, músico de jazz, ingeniero y traductor. Podríamos decir además que sus maneras y actitudes hicieron de él uno de los enfant terrible de la literatura de su tiempo, siendo “Escupiré sobre vuestra tumba” un buen ejemplo de las polémicas temáticas que podía tratar en sus obras. De hecho, Vian ha sido y es uno de los más influyentes autores para otros artistas, aún a día de hoy, como Andy Chango o La Unión, que adaptaron a la canción su relato “Lobo hombre en París” (sí, sí, la idea original es de este señor).

Boris Vian de colegueo con Miles Davis.

La prosa de Boris Vian es realmente cruda, directa, dura, y desde luego en “Escupiré sobre vuestra tumba” nos ofrece una amplia galería de imágenes de excesos varios, con descripciones en verdad feroces y que pueden llegar incluso a herir sensibilidades (la mía entre ellas, lo digo ya).

La trama principal es la de Lee, un joven de raza afroamericana pero de apariencia predominantemente blanca, lo que le facilita relacionarse con otros jóvenes blancos cuando se muda a un pueblo después de un oscuro suceso acaecido con “el muchacho”. Bian nos va desvelando poco a poco cuáles son las auténticas causas que lo llevan a escapar allí, y cuáles son sus intenciones al relacionarse con estos jóvenes deshinibidos, despreocupados y ávidos de alcohol y sexo. Esta combinación de juventud, sexo y alcohol  es algo que le va estupendamente al personaje protagonista y que sobre todo crea un ambiente especial de vicio adolescente que nos sitúa en un marco de violencia y sexo, ideal para darle un aire sucio y auténtico al estilo de novela negra norteamericana que el autor quería representar. No por nada era admirador de la emergente cultura estaounidense.

El racismo de la época (años 40-50) es el hilo conductor de esta trágica historia, pero no es el único asunto espinoso que podemos encontrar en esta novela: las diferencias sociales o la pederastia son también materias que están presentes. Hago aquí un aviso para advertir de que, efectivamente, Bian no se anda con chiquitas a la hora de relatarnos una escena sobre algunas de estas cuestiones con toda su crudeza.

Vian con Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre, que los intelectuales también se van de copas.

Vian con Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre, que los intelectuales también se van de copas.

El problema que puede plantearnos una novela como “Escupiré sobre vuestra tumba” es que está escrita en primera persona, de manera que la intención de Boris Vian es que el lector llegue a identificarse con Lee, el autor de los hechos. Teniendo en cuenta además, que lo que pretende es precisamente denunciar el racismo de que el protagonista y su familia han sido objeto (un racismo social que, por otro lado, existía y estaba legalmente arropado). Sin embargo, ¿cómo dar por bueno lo que Lee va tramando, e incluso aquello que lleva a cabo sin un fin de venganza, siendo simplemente él mismo? ¿Por qué esa necesidad de forzar a las mujeres a tener sexo con él, por ejemplo, y que luego todas ellas (ojo: todas y cada una) caigan rendidamente a sus pies ¡pidiendo más!? Anteriormente a ésta, leí “Con las mujeres no hay manera”. En esta historia el protagonista y su hermano violan simultáneamente a una joven lesbiana con la intención de hacerla volver al buen camino (alucinante). Bien, no sólo lo consiguen sino que la muchacha queda obnubilada por ambos sin poder prescindir de seguir manteniendo sexo con ninguno de los dos.

No sé, le veo a Bian aquí cierta tendencia a las violaciones que, de ser un reflejo de su propia personalidad, debería haber tratado con un psiquiatra, lo menos. No es casual que ambas novelas fueran publicadas bajo seudónimo – Vernon Sullivan – , y que en el caso de “Escupiré…” la obra fuera prohibida y su autor fue condenado por ultraje a la moral y las buenas costumbres. No olvidéis que en todo momento, exceptuando a Lee, todos los personajes son menores de edad.

Existe una versión cinematográfica de esta novela, que contó con la colaboración del propio Vian, de 1.959.

El club de la lucha (Chuck Palahniuk)

Estándar
El club de la lucha (Chuck Palahniuk)

Hace tiempo que tuve la suerte de tener “El club de la lucha” entre manos. No recuerdo los detalles, pero no importa. Hacía tiempo que no leía una historia tan original, con unos personajes tan redondos, un protagonista tan contradictorio y a la vez tan irresistible. Alguien que sabe que no es un héroe. Tan humano, en una palabra. Y es que ¿no estáis algo cansados de esos best-seller en los que el protagonista es siempre alguien especial? ¿Uno entre un millón? No siempre una historia del tipo de la de “El club de la lucha” consigue enganchar a todo el mundo. Porque tiene mucho de extrema. Pensad que todo en la novela rodea al hecho de que los fines de semana montones de jóvenes oficinistas insatisfechos, se ostian entre ellos sin ningún objetivo aparente. Inquietante, ¿no?

Un pero que muy bien traído protagonista sin nombre de la versión en cine de El club de la lucha.

Un pero que muy bien traído protagonista sin nombre de la versión en cine de El club de la lucha.

Llevar las novelas al cine es algo que me provoca una reacción de amor-odio casi siempre (hay excepciones). Tengo la sensación de que, a pesar de que la

peli tuvo un éxito pero que muy considerable, no llegó a generar la polémica que sí consiguió en su día la novela. Y es que hay cosas que sólo pasan en el mundo literario. Me refiero principalmente a lo que yo llamaría sorpresa intelectual. Esto es: de repente entender una realidad que nunca antes te habías planteado. Verlo en cine, a través de los ojos de un director, teniendo en cuenta los matices de los actores, que si la iluminación, que si los guiones… Que si hay que dedicar siempre un momento a la comparación con el libro… Es mucho trabajo. Y sí, puede llegar a sorprendernos una película, claro. Pero solamente a ciertos niveles. Tengamos en cuenta que siempre esperamos cosas sorprendentes en una película, no es nada novedoso que lleguen los extraterrestres, que caiga una bomba nuclear en algún sitio, o que al final Bruce Willis estuviera muerto.

Nunca viene a ser lo mismo que abrir un libro, devorarlo y digerirlo por nosotros mismos. Son varios días de digestión al más puro estilo boa constrictor. Estas otras digestiones pasadas por la turmix del cine suelen estar bien, pero pocas te dejan con la boca abierta, pensando: ¡¿pero SERÁ POSIBLE…?!

"Tío, te confieso que no me he leído el libro"

“Tío, te confieso que no me he leído el libro”