Archivo de la categoría: Súper ventas

Yo, Claudio (Robert Graves)

Estándar
Yo, Claudio (Robert Graves)

No sé si sois o no aficionados a las biografías como género literario. Como en casi todas las historias, en las biografías depende mucho del interés que nos despierte el personaje que es objeto de estudio, como es natural. No obstante, hay que tener otros tantos detalles en cuenta que no son moco de pavo: desde luego, cuando el autor es el propio biogriafiado (autobiografías, para que nos entendamos), siempre habrá un puntito de subjetivismo en lo que nos cuentan. Por el contrario, cuando se trata de un escritor que dedica un libro a un personaje en particular, puede deberse a que ya existe cierto interés, incluso fascinación, por el biografiado. Y esto tiene cierto peligro porque puede tratarse de obras en las que esa admiración puede impedir el rigor y objetividad obligada cuando se mira desde la distancia las decisiones y experiencias de otro.

¿Por qué suelto este rollo para hablar de Yo, Claudio? Bien: esta novela es uno de esos casos en los que un autor fija su mirada en un personaje histórico y decide retratarlo, si bien no con una biografía en todo su significado, sí con un relato de ficción que trata de ser una autobiografía del propio emperador Claudio, que decide dejar por escrito un relato espectacular y realista de la Roma post-César, y de las intrigas y poder de su familia, los omnipotentes Julia-Claudia.

Yo claudio titulos

Graves lo hace con la suficiente distancia y equilibrio hacia la historia verídica que resulta una obra real, totalmente creíble, donde se mantiene un rigor acerca de lo que se cuenta que hace de esta novela una auténtica maravilla. Y es que éste es uno de los casos donde se conjuga un autor bien documentado sobre el marco histórico y los hechos ciertos que se nos cuentan, con un sentido de la elegancia, dignidad y psicología del personaje que hace que podamos considerarlo casi una biografía en todo su sentido.

Cuando hablamos de lo bien documentada que aparece la época imperial de Roma, no es arbitrario. Graves se basó en las obras de Tácito, Plutarco o Suetonio, llegando a traducir del latín algunas de ellas. La obra es asombrosamente precisa.

Si por casualidad os interesa esta seductora época de la Historia, aunque no tengáis especial interés por las biografías o las obras monográficas, tenéis la obligación de leer Yo, Claudio. No en vano estamos hablando de uno de los grandísimos best-seller del S.XX.

La comedida, circunspecta y prudente interpretación del Claudio de la serie.

La comedida, circunspecta y prudente interpretación del Claudio de la serie, D. Jacobi.

Toda la obra está narrada en primera persona y en realidad esta novela es solamente la primera parte de la historia de Claudio; la segunda es Claudio el dios y su esposa Mesalina. El éxito de esta obra también fue el motivo por el que se realizó una adaptación de la misma a serie televisiva, la cual, por cierto, también gozó de un importante éxito de público y crítica.

Anuncios

Entre limones: historia de un optimista (Chris Stewart)

Estándar
Entre limones: historia de un optimista (Chris Stewart)

No suelo recomendar los libros así a bocajarro. En general, tanto si me han encantado como si no, procuro dar una justificación razonable (de esto se trata mantener este blog ¿no?). Pero haré una excepción en el caso de “Entre limones”. ¿Por qué? Porque todo es bueno en este libro.

Desde luego que habrá a quien no le haya gustado en absoluto, pero francamente, de vez en cuando cómo se agradece disfrutar de una historia que contenga suficiente dosis de realidad (incluso tratándose de ficción, necesitamos que resulte creíble aquello que nos cuentan), que podamos sentirnos identificados con los personajes (el protagonista es el típico guiri que llega de pardillo a “conquistar” la 052D4GRA-CUG-P1_1.jpgAlpujarra Granadina, ahí es nada. ¿Quién no se ha sentido ese pardillo fuera de lugar que se dice a sí mismo “¡¿qué coño hago yo aquí?” alguna vez). Por citar otro de los atractivos que encontraréis en “Entre limones” está que se narra en primera persona. Como podéis ver en las categorías, se trata de un relato autobiográfico, así que quien nos está contando esas situaciones tan reales como surrealistas es el propio autor, Chris Stewart, auténtico como la vida misma; que sufrió en sus carnes todo tipo de vicisitudes para poder cumplir su sueño de vivir en el mismo campo granadino, cayera quien cayese…

Y es que, amigos, aún hay personas que lo dejan todo para vivir en otro país, con otras costumbres, idioma, gastronomía y AN-ME-82-199x300.jpgmodo de vida, sin tener previamente la seguridad de un puesto de trabajo o un modus vivendi “al uso”.

Porque la experiecia que Chris Stewart nos cuenta en esta novela es una de las historias reales más exóticas que podréis llegar a leer.

Otra de las mejores bazas de Entre limones es su enfoque humorístico. Verdaderamente os aseguro que llegaréis a pasar un buen rato con este libro, ya que las situaciones que en él se narran son hilarantes y cómicas, si bien no es ése su objetivo principal: no es un libro de humor. Pero el matiz que le da a la historia el que el protagonista sea alguien completamente ajeno a este entorno tan típica (y tópicamente) reconocible como “España profunda”, termina por dejarnos perplejos y con una sonrisa en los labios.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó (Jonas Jonasson )

Estándar
El abuelo que saltó por la ventana y se largó (Jonas Jonasson )

Poca cosa podemos contar de esta novela si no es que, francamente… nos ha parecido pobre; pobre en argumento, poco o nada profunda en personajes, y prácticamente nula en humor, que en gran parte, parece que era de lo que se trataba. En resumidas cuentas: un quiero y no puedo.

¿Por qué, entonces, resulta que “El abuelo que saltó por la ventana y se largó” ha vendido miles de ejemplares en toda Europa? Sospechamos que hay algunas razones: en primer lugar, nadie sabe cómo se inicia el proceso que lleva a un libro a ser un best-seller, pero lo que es cierto es que se trata de un río que cuando comienza a correr, termina en imparable cascada. Osea, que cuanto más oyes hablar de un autor o una obra, más curiosidad genera entre los lectores, y en última instancia, más ventas. Que luego el libro merezca o no la pena, es harina de otro costal.

Podría llegar a ser una obra recomendable para lectores adolescentes porque realmente la trama no tiene dificultad ninguna, es de fácil lectura (facilona, a mi modo de ver), puede llegar a hacernos sonreir en algunos momentos (si somos de sonrisa fácil, desde luego), e incluso hay quien podría llegar a tomar cariño a Allan Karlsson, el vejete protagonista. Aunque en realidad se nos presenta como un señor candoroso y sin maldad alguna, nosotros desgraciadamete no hemos encontrado ningún rasgo que nos resulte del menor interés…

La historia relata cómo este señor Karlsson escapa de la residencia para ancianos donde vive el mismo día en que cumple los 100 años. Esto le lleva a cometer involuntariamente una serie de delitos, que le conducen, casi sin proponérselo, a conocer a una serie de personajes con los que termina creando un grupo de amigos de lo más variopinto y estrambótico, inluyendo a un elefante entre ellos.

Entre la narración de estos hechos, se intercalan episodios de la apasionante (?) y curiosa vida de Karlsson, que además de inverosímil, no aporta absolutamente nada al personaje, puesto que después de recorrer toda Europa y parte de Asia, intimando con personajes como Mao, Stalin, Truman, Nixon o Franco, este pobre hombre sigue siendo el mismo simplón absurdo, con ciertos tintes de un posible retraso mental. Claro, viéndolo así, quién puede llegar a considerarlo como un “entreñable abuelo”, que es lo que aparentemente su autor, Jonas Jonasson pretendió, en vano, sospechamos.

Su simplicidad absoluta, su falta de complicación en el estilo, las tramas, o el propio personaje protagonista, dejan a la novela súperventas de Jonas Jonasson en una mera anécdota literaria, en nuestra opinión.

Por supuesto, encontraréis por ahí muchas críticas en las que se habla de “El abuelo que saltó por la ventana y se largó” en otros términos, completamente opuestos a los que aquí leéis. ¿Cuál es nuestra recomendación? Pues que lo intentéis, que no os baséis en una única opinión, y que con estos libros tan comentados sucede que uno crea ciertas expectativas. Unas veces se cumplen con creces, otras no. Si disfrutáis leyendo, no os lo penséis dos veces. Y si no es de vuestro agrado lo que tenéis entre manos, a por otro libro, ¡que los hay a millones! Algún otro, absolutamente siempre, hay mejor.

Danza de dragones (George R.R. Martin)

Estándar
Danza de dragones (George R.R. Martin)

Muchos de vosotros conoceréis, ya no como lectores, sino como espectadores, la serie de televisión Juego de Tronos. Ése no es más que el título de la primera novela de la serie de fantasía épica Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin, en la que se basa dicha serie televisiva.

Yo te nombro friki mayor de los Siete Reinos.

Los seguidores de los libros, declaro aquí públicamente que soy uno de ellos, sabréis que antes del verano llegó a España “Danza de Dragones”, la quinta y (parece ser) antepenúltima obra que cerraría esta estupenda serie de aventuras medievales y de ciencia ficción que trae a medio mundo de cabeza. Lo cierto es que verdaderamente los lectores de esta saga están de forma absoluta entregados a su autor, los cientos de tramas, personajes y misterios que rodean a estos libros. Parece que ser que ha sido la ingente cantidad de seguidores en todos los países, lo que ha llevado a la productora HBO a apostar por una serie que difícilmente iba a defraudar a nivel de audiencias. Eso sí, jugando siempre con el riesgo de que lo fans-fatales de Martin pudieran considerarla una chapuza… Pero no ha sido así. En este caso, el éxito se consigue contando con el impagable asesoramiento del propio autor al rodaje y guiones de la serie. Recordad el enorme triunfo cosechado por Peter Jackson con las adaptaciones de Tolkien al cine, tanto a nivel de público como de crítica (Oscars y demás vainas). Por cierto que Martin se ha declarado siempre abiertamente seguidor del grandísimo Tolkien y sus mundos de fantasía épica.

Y volviendo a “Danza de dragones”, os recomiendo fervientemente recurrir a la edición de Gigamesh, puesto que existe una versión que el propio autor, a modo de deferencia cariñosa, hizo llegar en primer lugar a sus fans de todo el mundo para que fueran ellos mismos quienes lo tradujesen a sus propios idiomas (ya os digo que es peña muy organizada) antes de ponerlo editorialmente en circulación. Y la traducción se ha hecho por diferentes personas en cada capítulo. En una palabra: un horror.

¿Qué encontraréis de nuevo en esta quinta entrega? Pues mucho y nada. A nivel de estilo épico-fantástico medieval, es más de lo mismo. Lógicamente. Y así será hasta que la serie esté finalizada. De eso se trata, amigos. Pero viene avisando de lo bueno: se acerca el invierno, no digo más. A nivel de tramas, un poco de lo mismo también: muchas historias cruzadas, algunos personajes nuevos, otros que no tenían mucha relevancia en obras anteriores destacan algo más, y viceversa. Sin embargo no deja nunca de sorprendernos con giros inesperados en las historias de los personajes más interesantes y destacados. La acción se desarrolla en gran parte en las llamadas ciudades al otro lado del Mar Angosto: Meereen, Pentos, Yunkai. Y bueno, las traiciones y alianzas propias de Canción de Hielo y Fuego, enmarcadas en una situación de inestabilidades y guerras en los Siete Reinos sigue siendo la base de todo lo demás. Aunque quizá puede que la situación haya llegado a ser más convulsa que en los libros anteriores. Eso sí: para acabar dejándonos en la más absoluta ignorancia final. En esto de lo intriga, Martin es un maestro. Así que aquí, más de lo mismo significa leer sin poder parar hasta acabar el libro. Y esperar al próximo como agua de mayo…

Creo que en “Danza de dragones” Daenerys podría ser el personaje más destacado y quien termina teniendo la clave para lo que pueda suceder en próximas entregas. Por otro lado, Jaimie Lannister pierde fuelle en este libro, igual que Arya Stark, a pesar de que en el anterior nos tenían con el corazón en un puño con el viraje de sus historias. Y Jon, en el Muro, otro de los personajes más carismáticos… ¡uf! Sin sangre en las venas estoy aún.

Un dato curioso: ganó el Premio Locus en 2012 a la mejor novela de fantasía. Para saber más podéis echar un vistazo a todas las entradas que hay en Wikipedia. Os dejo el link a la de esta última novela.

Gomorra (Roberto Saviano)

Estándar
Gomorra (Roberto Saviano)

Quién no ha oido hablar de “Gomorra”, esa obra que conmocionó a medio mundo después de poner sobre la mesa todo el entresijo empresarial, la metodología de trabajo, las reglas inviolables, y las relaciones con las Administraciones Públicas de la Mafia. Si, amigos, la Mafia con mayúsculas, la real, la auténtica y verdadera Mafia Napolitana (Camorra, para los amigos). Sin querer hacer paralelismos con grandes de la Literatura como Mario Puzo con su “Padrino” (novelón, pero en otro registro), en “Gomorra” se habla de la mafia a pié de calle, sin sensacionalismos superfluos, o al menos no encontraremos el amarillismo más comercial que suele acompañar a este tipo de obras, sino aquel más inevitable: el resultante de la labor cotidiana de estos grupos organizados.

Como digo, hay crimen, sí. Asesinatos y clanes familiares. Pero hay mucho más. No vayamos a quedarnos en aquello de que la mafia vive del trapicheo de drogas, prostitución y otros negocios “marginales”. Qué va. Estos son otros tiempos, donde además de los clásicos, viven de otros negocios igual de rentables, pero más legales: desde el reciclaje de residuos hasta la especulación urbanística (de qué me sonará esto a mí…). Detalles curiosísimos, entramados comerciales y empresariales con datos reales, nombres auténticos, hechos probados, juzgados,  personas imputadas, otras impunes y en la calle. Crudísimas historias, muchas de ellas con caras de personas más anónimas; recuerdo especialmente la del sastre de grandes firmas en el capítulo llamado Angelina Jolie. Sin desperdicio. Y no es el mejor, sino uno de tantos relatos fascinantes. También me resultó especialmente cautivador el funcionamiento del clan cuando uno de sus capos termina preso. No vayáis a pensar que el juego termina en la trena, ingénuas almas de cántaro.

En fin, a nivel de datos e información el libro es completísimo, que no denso. Sé de personas a las que les ha costado terminarlo, pero tengo que afirmar que en mi humilde opinión “Gomorra” me parece una serie relatos trepidantes y reveladores en los que no para uno de aprender y sorprenderse. De hecho, ha sido traducido a numerosos idiomas y ha logrado grandísimos logros en ventas en diversos países. Lo que no le ha servido a su autor, Roberto Saviano, más que para llenarse los bolsillos pero sin evitar con ello seguir amenazado de muerte. La Camorra, de hecho, llegó incluso a hacer pública una fecha tope para su asesinato. Aunque final y afortunadamente, hasta ahora el crimen no se ha llevado a cabo. Porque Saviano se cuida muy bien de que eso no ocurra, desde luego. Y me pregunto, ¿compensará el éxito este tipo de cosas? Debemos agradecer a estas presonas querer hacernos partícipes de estas realidades, a pesar de que se jueguen con ello sus propias vidas (recordad a Salman Rushdie y tantos otros). ¿Seríais capaces de semejante sacrificio?

Sonriendo y sin su careto de “me quieren matar” no parece el mismo…

El porqué Saviano con0ce tantos detalles es porque es nativo napolitano, ha vivido desde su más tierna infancia (y a veces casi en primera persona) algunas de las historias que narra en su obra. Además, es miembro del Grupo de Estudios sobre la Camorra y la ilegalidad y ha colaborado como periodista en varios periódicos italianos, hasta la publicación de esta obra, y las amenzas recibidas en consecuencia. Lo último que escuché sobre él es que quería desvincularse un poco del mundo de la investigación periodísitica y de la mafia ¡¡escribiendo monólogos!!

Como muchos sabréis, “Gomorra” tiene su versión cinematográfica de 2.008, ganadora de varios premios internacionales. Aunque para mí, el libro le supera con muchas creces.

El Diario de Bridget Jones (Helen Fielding)

Estándar
El Diario de Bridget Jones (Helen Fielding)

¡Mi queridísima Bridget! Qué hubiera sido del mundo de no haberse publicado esta novela, de no haberse hecho público el curioso y estresante mundo de las mujeres solteras occidentales en el que todas somos un poco (y algunas, como servidora un muchísimo), Bridget.

Momento braga-faja de Bridget. No me digáis que el tema “lencería femenina” no os ha puesto nunca en un apuro.

Sí, amigas, porque Bridget Jones es todas nostras;  un reflejo, querámoslo o no, de muchas de nuestras angustias vitales, inseguridades y estrategias de supervivencia femenina. Temas tabú que tienen su visión más jocosa e hilarante como la depilación, los platos de cocina “creativa” que no salen como tienen que salir, las dietas o la imagen que todas tenemos de una misma y que con todas nuestras fuerzas queremos modificar, son cosas que con Bridget parecen menos vergonzosas. Y mucho más graciosas que cuando te pasan a ti, en el humilde anonimato de tu casa, ¡dónde va a parar!

Éste es el libro ideal para esas temporadas en las que los sesos te piden un bajo rendimiento y sin embargo queremos pasar un buen rato leyendo. El Diario de Bridget Jones se trata de una novela francamente ligera y entretenida. Narrada en primera persona y con formato de diario (¡obvio!), donde en cada capítulo esta mujer y su caótico entorno pueden llegar a sorprenderte un poco más que en el anterior. Por eso recomiendo esta lectura tanto a hombres como a mujeres. Aunque no me puedo resistir a citar lo que aparece en la portada de la edición que conservo en casa, y es: “Para todas aquellas que hayan sido engañadas, plantadas o sobadas”. ¿Quién puede decir que no ha sido alguna de estas cosas alguna vez  ;)).

Alisado asiático antes de las planchas eléctricas de iones… ¡Madre, qué recuerdos!

La autora de esta novela, Helen Fielding, obtuvo un gigantesco éxito escribiendo las andanzas de Bridget Jones en la columna de un periódico hasta que se decidió a publicar estas “perlas” en una novela. Que, por cierto, y a rebufo del exitazo de aquélla, continuó con Bridget Jones, sobreviviviré. Bastante aceptable, aunque más de lo mismo. Por supuesto, éstas no son sus únicas obras, puesto que hasta la fecha ha publicado varias más. Aunque ninguna con la repercusión de la que nos ocupa. Gran parte de esta repercusión vino dada –amén de la cantidad de ejemplares vendidos del libro – por la película que protagonizó Renée Zellweger, junto con Hugh Grant y el adorable Colin Firth.

Si habéis tenido la oportunidad de ver esta película (para la que Zellweger engordó unos 30 kilos), quizá compartiréis conmigo la opinión de que Bridget tenía que haberse quedado con Mark Darcy (=Firth) desde un principio. Los malotes que prometen, prometen… ejem. enganchan cuando tienes 18 años. Pero yo no me lo había pensado ni 2 minutos, aunque fuera el sosainas de los dos.

Que quereis que os diga... Para un rato, vale. Pero toda la vida, ¡uf!

Para quienes crean que la peli es un filme empalagoso, pastelero y dirigido principalmente a mujeres, les diré que no sólo es entretenida, bien planteada, interpretada y graciosísima,  sino que además en su día recibió numerosos galardones y nominaciones a Premios tan prestigiosos como los Bafta, Globos de Oro, Goya e incluso Zellweger fue nominada a un Oscar como mejor actriz.

Zellweger-bridget-jones. Comunidad Lectora

Ya quisieran algunas quedarse en el termino medio, ¿no?
¿Y que habrá sido de las domingas de Bridget?

En fin, que no sólo recomiendo fervientemente la lectura de esta genial comedia literaria, sino también la visión de la película, que no le hace ningún feo a la obra original. Y como muestra, este botón, para que os riáis un poco.

Mil soles espléndidos (Khaled Hosseini)

Estándar
Mil soles espléndidos (Khaled Hosseini)

Mil soles espléndidos. El título me parece de lo más poético. Luego, según vas avanzando con esta novela, te das cuenta de que es mucho más dura de lo que prometía un título tan cálido. Supongo que el autor pretende que, a pesar de este tipo de historias, no perdamos la esperanza en la vida, insistir en que también se puede salir de según qué situaciones a pesar de tenerlo todo en contra. De hecho, Mil Soles viene a ser la historia de dos personas que, por devenires de la vida, terminan por tenerlo todo en contra: mujeres, solas, huérfanas o repudiadas, nada menos que en el Kabul tomado por los talibanes… Os podéis hacer una idea de lo que llega a ser el crudísimo día a día de estas dos mujeres. Dos historias sin nada en común que terminan por encontrarse, reconocerse, y finalmente cobijarse la una en la otra hasta que el destino de cada una termina por decidir quién gana y quién pierde en esta historia. Y eso de ganar, es una forma de hablar en este caso.

Creo que ninguna mujer en Occidente puede llegar a saber lo que sería que te despojen de todos tus derechos casi de un día para otro. ¿Os imagináis que no pudiera veros un médico por ser mujeres? ¿Que tu marido pueda entregar a tus propios hijos a una institución sin tu permiso? ¿Que no nos dejaran siquiera conducir? ¿Sabéis que los talibanes llegaron a prohibir cosas como cantar o escuchar música, por ejemplo? No quiero hacer comparaciones, pero pensemos en algunos regímenes totalitarios donde lo peor que nos podía pasarnos era no poder expresar en voz alta nuestro ideario político.
¿Os podríais imaginar, además de lo que eso supone, no poder siquiera decidir si una noche quieres tener sexo con tu marido, porque puedes ir a la cárcel?

Me parece una lectura casi obligada para mujeres como nostras: que no hemos sabido nunca qué tipo de vida es ésa, pero queremos conocer por qué en algunos lugares las cosas son tan diferentes. Saber qué es un “kolba”, o qué distintos significados puede tener el término “hamshira”. No en vano el autor termina la obra con un epílogo donde nos remite a webs como www.acnur.org.

En cualquier caso, no debemos quedarnos con el amargor que puede dejarnos alguna de estas historias. Como decía, Hosseini intenta por todos los medios darnos a entender que en medio de estas vidas tan maltratadas, también hay oportunidades de saber que hay personas buenas en todas partes. A pesar de guerras, dictaduras, sexismo, denigración y violencia. Esta novela está salpicada de personajes tiernos, humanos, y llenos de buenos sentimientos hacia sus semejantes, incluso si entienden o incluso comparten lo que el sistema talibán les ha vendido (o impuesto). Y como muestra, ojo al detalle de la portada, donde una mujer afgana recorre el desierto ¡con tacones! Las metáforas están para interpretarlas.

Como muchos sabréis, la primera novela de este autor es la aclamada Cometas en el Cielo, donde también lo simbólico aparece representado por las cometas, principio y fin de esta historia, como lo son el sol en la historia que nos ocupa. Existe una versión cinematográfica de esta primera obra de Hosseini, con varias nominaciones a premios internacionales como los Oscar, los Bafta o los Globos de Oro. Podéis ver el tráiler aquí.