El viaje íntimo de la locura (Robe Iniesta)

Estándar
El viaje íntimo de la locura (Robe Iniesta)

No va a ser fácil hablar de esta novela… ¿Por dónde empezar? Lo primero es que sí, habéis leído bien, su autor es Robe Iniesta, el catatónico alma máter de Extemoduro (ahí es ná). Para quien no lo sepa, Extremoduro es una de las bandas de rock más interesantes de nuestra música patria. Se han caracterizado por siempre, entre otras cosas, por sus corrosivas letras – y me quedo corta- que para los recién iniciados o no familiarizados pueden ser agresivas, soeces, ofensivas, transgresoras y hasta blasfemas. Ya digo: cuestión de gustos. A mí me gustan. Si por algo en realidad son interesantes es, además de por todo esto, por cómo están descritos los sentimientos en las letras de sus canciones. Almas sensibles, abstenerse. Porque, ciertamente, no han bebido de las fuentes de Rubén Darío, pero sí saben describir el amor, digamos, de otra manera a la que nos tienen acostumbrados.

La última calada y me pongo con el siguiente capítulo.

No me extiendo mucho más con Extremo, que seguro que todos sabéis de quiénes hablo, y mejor os dejo un ejemplo de a qué me refiero en el párrafo anterior:  “me coge de la mano, yo me sueño con su pelo. Para estar tan colgado hace falta echarle huevos”. Pura poesía 😉

Sobre Robe (Roberto Iniesta), el autor, se pueden decir aún más cosas que de su mítica banda. Os recomiendo consultar algunas de las declaraciones que él mismo ha hecho públicas acerca de las cosas que lo rodean, aquí. Pero, resumiendo, Robe es especial (o para echarle de comer aparte, según se mire). Tiene una visión de la vida en general a la que es fiel sin pertañear y sin pensar mucho en las consecuencias. Podríamos definirlo como un alma libre de las que ya no hay. Caiga quien caiga. Pero no es un alma libre en su versión romántica, qué va. Su relación con las drogas, controvertida (como siempre lo es), lo ha marcado en todo lo que ha hecho. Ha declarado siempre abiertamente el consumo de las mismas, aunque limitarnos a las drogas sería quedarnos solamente con la parte más morbosa de lo que Robe entiende por vivir la vida. Lo importante es que esta concepción vital ha marcado todo lo que ha hecho, partiendo de la música y llegando desde luego a su novela, El viaje ínitimo de la locura.

Uoho (guitarrista de Extremoduro y anteriormente de Platero y tú) intenta zurrale a Robe en plena entrevista. Ya hemos dicho que el tipo es una joya. No quiero ni pensar en las giras de esta peña.

En realidad, y sientiéndolo mucho, he de decir que se trata de una novela mediocre. Lo siento, Robe, pero te sale mejor cantarle a la resaca que sigue a que ella te deje tirado, que montar una historia consistente y con personajes sólidos. La trama se inicia con la historia de Don Severino, un estirado notario de vida calculada al milímetro, cuya metódica existencia se ve alterada cuando su casa comienza a ascender hacia el cielo sin motivo aparente.

Qué queréis que os diga… Don Severino es un patrón, de los pies a la cabeza, de todo aquello que supone lo que Robe siempre ha criticado: vida burguesa y sedentaria; ya se sabe, pagando facturas, sin haberse enamorado nunca, comiendo de latas. Un triste vamos. ¡Joé, pero podía haberle quedado un triste interesante! Es que el protagonista es tan plano que ni siquiera cuando comienza a sufrir cambios radicales que lo llevan a ser otra persona, Don Severino llega a ser algo atrayente. Desde luego, lo que sí hay que reconocer es que a Robe no le falta imaginación. Pero aún así la novela le queda floja, la historia, a menudo llega a ser aburrida, y de los personajes no hablo más porque es que de Don Severino no hay mucho más que decir.

Lo único a destacar es que a lo largo de los capítulos, el autor aprovecha para servirse agusto con todos los estamentos que siempre ha criticado y le han valido de inspiración para algunas de sus mejores canciones: La Iglesia, la Realeza (literalemente Severino se caga sobre la Reina de Inglaterra ;)), la visión social de la conducta sexual, los bancos, los notarios y las inmobiliarias. No deja títere con cabeza. También pueden identificarse muchas concesiones al Robe más poético. No olvidemos que se manifiesta lector y admirador de varios poetas, y esto queda reflejado en algunas de sus canciones, así como en pasajes de El viaje íntimo de la locura.

Aún así, siento decir que la novela no me convence. Esperemos que la próxima, si es que la hay, le salga un poco más equilibrada y sólida. Al fin y al cabo todo lo creativo debe sufrir un proceso gradual de evolución. Sólo nos queda confiar en que sea a mejor.

Anuncios

»

  1. Siendo Robe quien es tengo grandes expectativas, y aunque la literatura no es lo mío voy a ponerle buenos ojos, espero que no me defraude mucho. 🙂

    • La verdad es que te recomendaría otra cosa para pasar un buen rato leyendo, aunque sospecho que lo que buscas en realidad es saber cómo es Robe como escritor, y eso lo decide cada lector. Gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s