El libro del cementerio (Neil Gaiman)

Estándar
El libro del cementerio (Neil Gaiman)

Es la primera vez, desde que cumplí los 18, que he vuelto a leer novela juvenil. De hecho, lo hice con cierto compromiso y a la vez mucha curiosidad, que es como debe comenzarse cualquier libro. Lo cierto es que había oído, y mucho, hablar de Neil Gaiman: esa especie de gurú para los lectores juveniles (que me perdone la señora Rowland) y de cómic de medio mundo  a los que les gusta ese áura siniestra, combinada con un toque infantil y tierno.

Efectivamente, este señor Gaiman gusta y mucho. Pero no sólo eso. Es algo así como un referente en lo que a Literatura juvenil y fantástica se refiere. Tiene una amplia bibliografía, pues se trata de un autor muy polifacético. Comenzó en el mundo de los libros a través del cómic; es por ello que dedica una especial atención a las ilustraciones de sus obras, que si bien no son del propio Gaiman, ciertamente son maravillosas.

En 1987 apareció su primera novela gráfica en colaboración, llamada Casos Violentos, que resultó ser todo un éxito. A partir de ahí las publicaciones de Gaiman en el mercado norteamericano han sido muchas y muy notables. The Sandman ha sido hasta la fecha, su mayor éxito convirtiéndose en un auténtico cómic de culto. Preciosísimas imágenes las que podemos disfrutar en la premiada "Los Mundos de Coraline"

Ha tocado muchos palos: desde obras para niños (Los mundos de Coraline), hasta otras para adultos (American Gods, ganadora de numerosos premios). Varias de sus novelas han sido llevadas al cine (y otras están en proyecto), como la ya citada Los mundos de Coraline o Stardust, con muy buenos resultados, especialmente en el caso de la primera.

No puede decirse que "Stardust" disfrutara del éxito de la crítica en su momento.

Por no extendernos más con la bibliografía tan prolífica de Gaiman, nos centraremos en El Libro del Cementerio, su última novela juvenil, ganadora de la medalla Newbery (2009), el Premio Hugo a la Mejor Novela (2009) y la medalla Carnegie (2010). La novela está ilustradad por Dave McKean para sus ediciones en inglés y por Chris Riddel para las ediciones en español. También está en trámites de ser adaptada al cine por Neil Jordan, el director de El juego de las lágrimas y Entrevista con el vampiro.

Se trata de una obra que hay va subiendo de nivel según vamos avanzando, profundizando en la historia de Nad, ese chico que por un oscuro episodio en el que toda su familia resulta asesinada, acaba residiendo en un cementerio. Por supuesto, cuidado, mimado y educado por los muertos que allí descansan. Lo que aparentemente puede parecer un argumento vano e infantil, termina por ganarte a base de giros en la historia, aventuras en la vida cotidianda pero nada ordinaria de Nad, y que coinciden con diversas etapas de su crecimiento como persona (viva). Siempre con ese halo siniestro y oscuro, victoriano, un tanto onírico. Muy “british” todo.

“Los Jack”. Una de las ilustraciones de El libro del cementerio, edición en español.

Por otro lado, la ternura que despiertan personajes como los Owens, la pequeña bruja y especialmente y por encima de todos, Silas, termina por dejarte un gusto francamente dulce al terminar de leer. De hecho, es fácil reconocer en este libro un homenaje al El libro de la selva, y su autor, Kiplin, del que Gaiman es un gran fan.

Anuncios

»

  1. Me encanta este señor y todo lo que hace. Aunque no creo que El libro del cementerio sea su mejor obra, la crónica me ha gustado, felicidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s