La Guerra de los Mundos (George H. Wells)

Estándar
La Guerra de los Mundos (George H. Wells)

Pedazo de novela de ciencia ficción alienígena donde las haya. A mí personalmente me gustó el libro (pongamos en un ránking de 1 a 10, un 7). Ya sabía ciertamente algo sobre esta historia; y es que es fácil conocer algunos datos relativos a ella porque se han hecho algunas películas basadas en la novela de G. H. Wells: la primera, en 1.953, una segunda, en 2.005 (¡nada menos que dirigida por Spielberg!), y hasta un videojuego.

Como digo, a mí me gustó aunque reconozco que no hay nada especial en esta historia si la lees en el siglo XXI, como fue mi caso. Pero tenía curiosidad por conocer el porqué de que haya sido inspiración para tanta representación artística; y sobre todo quería saber qué tiene de especial para haber sido recreada en una retransmisión radiofónica en 1.938 por el mismísimo y entonces joven Orson Welles, y  haber hecho creer a una aterrorizada población que era invadida por los extraterrestres. Y esto es rigurosamente real. La historia de esta adaptación en la radio del señor Welles es sobradamente conocida y de hecho, cuenta con peli propia, así que no voy a extenderme mucho más. Pero no me digáis que no es increíble que la gente avasallara los supermercados, se colapsaran las carreteras y, en fin, se llegara al caos absoluto.

Claro, esto de invasiones extraterrestres hoy en día no suena a nada nuevo. Pero pensad lo que ocurrió no hace tanto, cuando los hogares del país más desarrollado del mundo por entonces (EE.UU.) no tenían televisor ni ordenadores, y lo que decía la radio era la absoluta realidad.

Todo esto tiene, en mi opinión, una sencilla explicación: el contexto histórico. Veamos, la novela de G.H. Wells se publicó nada menos que en 1898, es decir, S. XIX. Imaginad lo que supuso por aquel entonces un argumento tan poco trillado como esta original invasión, incluidos rayos destructores y máquinas horripilantes y mortíferas. Era una época de pleno desarrollo de la ciencia (teorías psicoanalíticas de Freud o las evolucionistas de Darwin), además de que por entonces existía entre cierta parte de la población un gusto importante por la parapsicología, las ciencias ocultas o la Historia Antigüa (que desembocó por entonces en descubrimientos como las ruinas de Troya, del Palacio de Knossos , por ejemplo, o incluso de la tumba de Tutankamón algunos años más tarde).

Aunque lo cierto es que lo mejor de la novela es, sin duda, cómo se inicia la invasión en cuestión. Porque origen resulta estar a miles de años de distancia del desarrollo de la acción, es decir, cuando el planeta ni siquiera estaba habitado. No me digáis que no es ciertamente original. Por lo demás la historia tiene un protagonista que no da ni frío ni calor, aunque el pobre las pasa canutas y acaba siendo un completo héroe “de novela”.

Conclusión: no debe leerse a palo seco; es mejor transportarse a 1.900 para disfrutar de una auténtica aventura.

Orson Welles en plena "retransmisión" de la invasión de extraterrestres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s